viernes, 6 de noviembre de 2009

km36-5.11.2009

Revisando textos y cosas que he escrito, encontré este, que se convirtio en un monologo que presente en varias ocasiones, en tres paises. Año con año, lo construí pero cada tres años publique una apreciación de lo que observaba. Hoy publico su tercera intervención. La proxima será entonces hasta el 2012. Les dejo esta ternura, menos restringida...


TERNURA RESTRINGIDA
(primera intervención 2003)

La primera vez que le ví, parecía un mar encerrado en las manos de un gigante. Me dio miedo. Ibamos en picada. Como cayendo voluntariamente hasta el fondo de un remolino. Allí todo era parecido a una estación en donde abordaría transporte a nuevo destino. El pequeño mar sufría todos los días una lucha cotidiana. Sur o Norte. Este u Oeste. Respiré con cierta dificultad. Podría decir que con la misma dificultad con la que nací.

Antes de abordar doy un vistazo. Y desde allí alcanzo a ver el triunfo de una hormiga. Atravezó la banqueta de enfrente sin que nadie la machucara.

Uso mis anteojos para ver-percibir mejor....

Una mujer esta embarazada.
Un niño se columpia en el parque.
Once niños corren como locos detras de una pelota.
Un mecanografo espera paga por escribir mensajes.
Un mercado a la venta.
Una Iguana estancada.
Una niña recoge repetidas veces tortillas del comal.
Una madre con un niño acuestas corre.
Una mujer y un hombre se besan.
Una mujer da de mamar a un bebe.
Un jabalí corré.
Un anciano abraza a su nieto.
Un hombre corré por las calles.
Un arco iris se deja ver.
Un quetzal se detiene a comer migas de pan en la cocina de una casa.
Una mujer toma café.

Desenrollé un lazo para no perderme en el camino. Sin ruta, trazo un camino no tan imaginario.
Abordo. Desconozco el destino...


TERNURA RESTRINGIDA
(Segunda Intervención 2006)

La segunda vez que le ví, no solo había perdido su color, también había perdido cierta magia. Ya no era aquel mar encerrado en las manos de un gigante. Y el miedo que me daba era de morirme ahogado en su intranquilidad. La estación en donde abordaría de nuevo casi había desaparecido, muto por una pasarela poco cotidiana para mis ojos. Olores entremezclados con sandalias, bikinis, y toda la porquería del sabor ganador, y de un gallo adormecedor si lo escuchas (bebiendolo) como tarea absurda y diaria. La fragilidad de aquel viaje, no era tan restringida.

Entonces volvía a observar detenidamente...
Hormiga vista, hormiga muerta, niños jugueteaban a rostizarlas con una lupa.
La mujer embarazada, dio a luz. Ella no cristalizo sueños, se cristalizan sus senos.
El niño que se columpiaba en el parque dejo de hacerlo porque era mas rentable un centro comercial.
De los once niños que corrían como locos detras de una pelota, nueve murieron en la adolescencia pandillera. Los que sobreviven, viven en otra parte.
El mecanografo mejor vende escrituras en periodicos amarillistas.
El mercado continua a la venta.
La iguana disecada esta expuesta para que los niños la conozcan en el museo.
La niña tortillera, es madre, y sigue siendo niña.
La madre corre apuestas, por salvarle la vida a su niño en un hospital sin atención.
A La mujer besada, un hombre la dejo embarazada.
Una mujer ya no da de mamar a su bebe.
El jabalí que corre por no ser trofeo.
El anciano era mi abuelo y ya no abraza a su nieto.
El hombre que corría por las calles, lo atropellaron, y se fueron...
dejandolo correr en su silla de ruedas.
El arco iris ya no se deja ver.
El quetzal que se detiene a comer migas de pan en la cocina de una casa, muere, por no poder reproducirse.. la hembra cautiva murio...
Se termino la taza de café de aquella mujer que quedo en espera...
El lazo se rompio...
Con ruta, ahora fijo el trazo de un camino que quiero sea imaginario.
Aborto. Conozco el destino.

TERNURA RESTRINGIDA
(tercera intervención 2009)

La tercera vez que le ví, decidí alojarme en su marea lacustre. Una bacteria comía sus sandalias a la orilla de la vista palida y resquebrajada de cientos de melancolicos ansiando rescatarse a si mismos. Viendose en un espejo que por fin les refleja su mayor miedo. Su propia muerte reflejada en cada corriente.

me siento de nuevo a observar.
Las hormigas se organizaron. La organizada mordida, consumio la vida de muchos.
La mujer embarazada, dio a luz. No se arrepiente de ser quién es. Quebro el mito de la cenicienta, y se convirtio en la independiente.
El niño que se paseaba por el centro comercial, regreso a la aldea a conversar con los ancianos.
Los dos niños que sobrevivieron a la masacre de pandillas, crian hijos con la visión de un sueño diferente.
El mecanografo, ahora es poeta y editor de sus publicaciones, a copia y fotocopia.
El mercado se quemo.
La iguana disecada forma parte de la exposición "animales que fueron" como reliquia visual de una especie extinta.
La niña tortillera, madre y niña a la vez, crece dandole vuelta y vuelta a sus sueños en un horno de resistencia. Canta su vida cada día.
La madre ve a su hijo crecer, aunque todo lo tuvo que perder. Todo es nada a la vez.
Y la mujer besada dio a luz, sus sueños y actuales sonrisas.
Una mujer que vencio al cancer de seno, organiza jornadas de lactancia materna.
El jabalí dejó crias.
El anciano era mi abuelo y ya no abraza a su nieto, pero tomo del suelo tuercas y roldanas, en la ciudad, como quién encuentra conchas y grandes tesoros a la orilla del mar .
El hombre que corría por las calles, lo atropellaron, y se fueron...ahora promueve un programa de educación vial, en su tricicleta, recorre las calles sin contaminar.
Logre pasar debajo de un arco iris, y celebro cada vez que logro ver uno, como que fuera el ultimo de la vida.
El quetzal ya no es solo una moneda devaluada, es una especie en vias de recuperación.
Se termino la taza de café de aquella mujer que quedo en espera.. casualmente su espera le hizo conocer al que ahora es su esposo, amigo y confidente.
El lazo se rompio... lo tengo lleno de nudos para no perderme tanto, a ratos.

Con ruta, logre un camino imaginario, lleno de cuentos, leyendas, anecdotas y lugares por conocer....Doy a luz un viaje. Desconozco el destino. Pero camino con la curiosidad de mi sonrisa, el brillo de la fé en mis ojos y la fortaleza de mi esperanza en los pies. Voy. caminando. No dejo nada. Me lo llevo todo. acá en el perfecto centro de mi existencia.

A
6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada